herd of sheeps with surgical mask. Concept of herd immunity, conformism and social distancing for COVID-19 pandemic outbreak. New Coronavirus SARS-CoV-2 infections in animals.

La vigilancia epidemiológica de los casos confirmados de COVID-19 captura solo un porcentaje de todas las infecciones. Esto sucede porque las manifestaciones clínicas de la infección por SARS-CoV-2 varían desde una enfermedad grave, que puede provocar la muerte, hasta una infección asintomática.

Por el contrario, una encuesta seroepidemiológica basada en la población puede cuantificar la proporción de la población que tiene anticuerpos contra el SARS-CoV-2.

Casi todos los países han iniciado pruebas de detección de anticuerpos ya que la evaluación de la prevalencia acumulada de la infección por el nuevo patógeno ayudará a comprender la epidemiología del brote, el contagio del SARS-CoV-2 y la inmunidad al COVID-19 tanto en la población vulnerable como en la general.

En el caso de España, la mayoría de la población española es seronegativa a la infección por SARS-CoV-2, incluso en las zonas críticas. Esta es una de las principales conclusiones obtenidas del Estudio Nacional de Seroprevalencia ENE-COVID[1], que concluye que un cinco por ciento de la población española tiene anticuerpos. Estos datos concuerdan con los obtenidos en el resto de países más afectados por el nuevo coronavirus.

LA SEROPREVALENCIA EN ESPAÑA

En el estudio ENE-COVID se seleccionaron 1.500 unidades censales y en cada una de dichas secciones se seleccionaron 24 domicilios. Con ello, la estimación apunta a que se invitó a unas 90.000 personas al estudio para obtener unos 60.000 participantes divididos en dos subcohortes dinámicas consecutivas de las que se recogió información en cada una de las tres rondas.

La prevalencia estimada de anticuerpos IgG frente a SARS-CoV-2 en España ha sido de un 5,0 por ciento  en la 1ª Ronda, de 5,2 por ciento en la 2ª Ronda y de 5,2 por ciento en la 3ª Ronda. En todas ellas la prevalencia es similar en hombres y mujeres y es menor en bebés y niños, con moderadas diferencias entre los grupos de más edad. Asimismo, la seroprevalencia fue mayor en los trabajadores de la salud que en otros grupos ocupacionales situándose en el 10 por ciento.

“Cuando empezó la pandemia, el 100 por ciento de la población era susceptible. Después de esto, estamos en un 95 por ciento, con lo cual estamos en el punto de partida”

Aunque la prevalencia nacional se sitúa en torno al 5 por ciento previsto en el cálculo de tamaño muestral, se observa una marcada variabilidad geográfica, analizando las CC.AA y ciudades autónomas en conjunto. Mientras que Ceuta, Murcia, Asturias, Galicia, Baleares y Canarias presentan prevalencias inferiores o cercanas al 2 por ciento, las Comunidades de Castilla-La Mancha y Madrid rondan o superan el 10 por ciento. En los mapas provinciales destaca la agrupación central de provincias con prevalencias iguales o próximas al 10 por ciento en el entorno de Madrid. La proporción de personas con anticuerpos IgG frente a SARS-CoV2 es mayor en residentes de grandes ciudades (>100.000 habitantes), situándose en el 6,8 por ciento en la 3ª Ronda.

El estudio, que ha sido publicado en The Lancet[2], indica que la mayoría de los casos confirmados por PCR tienen anticuerpos detectables, pero una proporción sustancial de personas con síntomas compatibles con COVID-19 no se sometieron a una prueba de detección. Asimismo, un tercio de las infecciones determinadas por serología fueron asintomáticas.

Distribución por comunidades/Estudio ENECOVID.

La conclusión del estudio proporciona estimaciones a nivel nacional y regional de la diseminación del SARS-CoV-2 en España, mostrando diferencias notables entre áreas de mayor y menor prevalencia. Una de cada tres infecciones parece ser asintomática, mientras que un número considerable de casos sintomáticos permaneció sin comprobación. A pesar del alto impacto de la COVID-19 en España, las estimaciones de prevalencia siguen siendo bajas y son claramente insuficientes para proporcionar inmunidad colectiva. Esto no se puede lograr sin aceptar el daño colateral de muchas muertes en la población susceptible y la sobrecarga de los sistemas de salud.

Tal y como destaca a EDS Ángel Gil, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, con una gran mayoría de la población sin anticuerpos, la circulación del virus puede volver rápidamente a las dimensiones del inicio de la pandemia en la segunda ola.

“Cuando empezó la pandemia, el 100 por ciento de la población era susceptible. Después de esto, estamos en un 95 por ciento, con lo cual estamos en el punto de partida y una segunda oleada puede hacer mucho daño” continúa el catedrático. “El sistema sanitario tiene que estar preparado en esta segunda oleada. El muestreo nos está poniendo en alerta y tenemos que evitar que haya un segundo confinamiento”, concluye.

LA SEROPREVALENCIA EN LOS PAÍSES CRÍTICOS

Los primeros estudios de seroprevalencia de SARS-CoV-2 se han llevado a cabo en los puntos más críticos de COVID-19, como China, Estados Unidos, Suiza y España.

En la publicación ‘SARS-CoV-2 seroprevalence in COVID-19 hotspot’ de The Lancet,[3] las investigadoras Marina Pollán y Silvia Stringhini informaron por separado de datos representativos de seroprevalencia de España y Suiza recopilados entre abril y mayo de este año. Se realizaron estudios en el área urbana severamente afectada de Ginebra (Suiza) y en toda España, capturando tanto provincias fuertemente afectadas como menos afectadas.

Como ya hemos mencionado, el estudio español, que incluyó a más de 60.000 participantes, mostró una seroprevalencia nacional del 5 por ciento, con áreas urbanas alrededor de Madrid superiores al 10 por ciento.

Por su parte, se obtuvieron números similares en los 2.766 participantes en el estudio suizo, con datos de seroprevalencia de Ginebra que alcanzaron el 10, por ciento a principios de mayo. Los resultados arrojan que la seroprevalencia es bastante baja en los puntos críticos ya que ambos estudios están en línea con los datos de Wuhan, el epicentro y el supuesto origen de la pandemia de SARS-CoV-2.

El estudio realizado en Wuhan aproximadamente 8 semanas después del pico de infección informó de una baja seroprevalencia: un 3,8% (2,6 a 5,4) incluso en trabajadores de la salud altamente expuestos.

Suiza

En el estudio suizo[4]  realizado entre el 6 de abril y el 9 de mayo de 2020, se inscribieron a 2.766 participantes de 1.339 hogares, con una distribución demográfica similar a la del cantón de Ginebra.  Estos resultados sugieren que la mayor parte de la población de Ginebra permaneció ilesa durante esta ola de la pandemia, a pesar de la alta prevalencia de COVID-19 en la región (5.000 casos clínicos notificados durante <2.5 meses en la población de medio millón de personas). En conclusión, en el final de la primera ola de la pandemia en Suiza, aproximadamente una de cada diez personas desarrolló anticuerpos detectables contra el SARS-CoV-2, a pesar de que era una de las áreas más afectadas de Europa.

Wuhan (China)

Para estimar la prevalencia acumulada de la infección por SARS-CoV-2 en China[5], el estudio de seroprevalencia llevado a cabo en el país asiático incluyó a 17.368 personas en la ciudad de Wuhan, el epicentro de la pandemia de COVID-19 en China, y determinadas regiones geográficas del país durante el período comprendido entre el 9 de marzo de 2020 y el 10 de abril de 2020. La seropositividad en Wuhan varió entre 3,2 por ciento y 3,8 por ciento en diferentes subcohortes y disminuyó progresivamente en otras ciudades a medida que aumentaba la distancia al epicentro. Los pacientes que visitaron un hospital para realizar hemodiálisis de mantenimiento y los trabajadores de la salud también tuvieron una mayor seroprevalencia del 3,3 por ciento y 1,8 por ciento, respectivamente.

Estados Unidos

El estudio llevado a cabo en el condado de Los Ángeles, California[6] , incluyó a 863 residentes dentro de un radio de 15 millas (24 km) de la ubicación donde se llevó a cabo la prueba. Los datos arrojaron que la prevalencia de anticuerpos contra el SARS-CoV-2 era del 4,65 por ciento.

“Suecia ha tenido una estrategia distinta confinamiento. Con el confinamiento, España ha conseguido que los casos se dilaten en el tiempo”

El CASO DE SUECIA

Estos hallazgos indican que incluso los países sin medidas estrictas de bloqueo han reportado una seroprevalencia baja. Es el caso de Suecia, que informó de unas cifras de seroprevalencia del 7,3 por ciento a finales de abril, dejándoles lejos de alcanzar la inmunidad natural del rebaño en la población.

La Agencia Sueca de Salud Pública[7] inició una encuesta para medir y estimar cuántas personas habían tenido COVID-19 tras la primera ola. La recolección se llevó a cabo durante ocho semanas en la primavera de 2020, con un total de 1.200 muestras cada semana.

Los análisis de la semana 18 (un total de 1.104 muestras analizadas) muestran, como se esperaba, que la mayor proporción de pruebas positivas se encontraban en Estocolmo. Un 7,3 por ciento de las muestras de sangre recogidas en residentes de Estocolmo dieron positivo en la prueba de anticuerpos, que se puede comparar con un total del 4,2 por ciento en Skåne y el 3,7 por ciento en Västra Götaland.

En ese sentido, Gil puntualiza que “Suecia ha tenido una estrategia distinta confinamiento. Con el confinamiento, España ha conseguido que los casos se dilaten en el tiempo. En Suecia no han confinado y ha sido una apuesta más dura que el sistema sanitario español no podía permitirse”, subraya el catedrático.

“No solo es poco ético, sino también inalcanzable“

La inmunidad de rebaño no es una opción

A la luz de estos hallazgos, el artículo publicado en The Lancet expone que cualquier enfoque propuesto para lograr la inmunidad de rebaño a través de la infección natural “no solo es poco ético, sino también inalcanzable“.

Además, la variabilidad geográfica y la dinámica del aumento semanal de las tasas de seroprevalencia durante la fase inicial de la pandemia destacan que estos estudios son solo instantáneas en el tiempo y el espacio, y reflejan las circunstancias del período en el que se realizaron.


[1] https://www.mscbs.gob.es/ciudadanos/ene-covid/docs/ESTUDIO_ENE-COVID19_INFORME_FINAL.pdf

[2] https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)31483-5/fulltext

[3] https://www.thelancet.com/pdfs/journals/lancet/PIIS0140-6736(20)31482-3.pdf

[4] https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(20)31304-0/fulltext

[5] https://www.nature.com/articles/s41591-020-0949-6

[6] https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2766367

[7] https://www.folkhalsomyndigheten.se/nyheter-och-press/nyhetsarkiv/2020/maj/forsta-resultaten-fran-pagaende-undersokning-av-antikroppar-for-covid-19-virus/

e-planning ad